• de
  • fr
  • en
LA OPORTUNIDAD DE LOS MERCADOS AGROALIMENTARIOS ASIÁTICOS
Share This Post
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

El año 2020 ha acelerado las tendencias mundiales de los mercados que se habían previsto y ha originado otras que condicionarán tanto las ventas como la producción, especialmente a las empresas internacionales.

De los sectores tradicionales, el agroalimentario ha sido uno de los que ha mostrado una mayor resiliencia ante la crisis de la pandemia[1] del COVID-19, considerando que, a partir de 2020, las empresas que operen internacionalmente deben tener en cuenta tres realidades en las tendencias del consumidor con poder adquisitivo medio alto, si quieren prepararse para el futuro en los mercados mundiales:

La primera: un consumidor más comprometido y responsable. Crece el número de personas que buscan opciones saludables y de calidad. El cliente final de productos agroalimentarios gasta más tiempo y dinero en productos sanos y ecológicos[2].

La segunda: nueva localización de este perfil de consumidor. La región Asia-Pacífico ha experimentado un crecimiento exponencial en el consumo de productos alimentarios de mayor valor añadido. En Asia, la riqueza aumenta más rápido que en cualquier otro lugar y a un ritmo más alto que nunca. El crecimiento de la clase media y alta en la Región se traduce, en 2020, en el 60% del consumo mundial, mientras que la proporción del consumo de productos alimenticios por la población europea y estadounidense muestra una reducción progresiva desde 2010[3].

La OCDE predice que, en 2030, Asia albergará a dos tercios de la clase media del mundo, lo que representa un aumento del 500% en solo 20 años. En comparación, se prevé que la clase media europea crezca solo un 2%, mientras que en Estados Unidos disminuirá un 5% en el mismo período. Los principales impulsores del cambio del sistema alimentario están presentes en el Sureste Asiático: el crecimiento económico, la urbanización, los cambios en la producción y el comercio de alimentos. Además, la evolución en el origen de las materias primas que componen la dieta y el crecimiento de las preferencias de consumo hacia alimentos mas proteicos, elaborados y diversos es un factor común en la evolución de la economía de los países de la Región.

El informe de perspectivas 2020-2029 publicado recientemente por la FAO y la OCDE[4] sobre las proyecciones de los mercados agrícolas alimentarios mundiales muestran como la región Asia-Pacífico puede convertirse en la zona que presente la mayor demanda mundial neta de alimentos en el próximo decenio.

La tercera: nuevas estrategias de internacionalización. Al menos a corto plazo, debido a la crisis del COVID-19, las dificultades logísticas y el encarecimiento del transporte internacional obligan a las empresas a revisar su estrategia de internacionalización y de relación con el consumidor final en el exterior. Una de las soluciones apunta a desacoplar la producción, localizando toda o parte de las manufacturas en entornos próximos al consumidor.

Asia, de moda entre los inversores y exportadores agroalimentarios de la UE

Estudios que analizan los datos de “la UE Comtrade[5], relativos a importaciones y exportaciones agroalimentarias entre los países europeos y asiáticos, en cuanto a similitudes, dependencia productiva y ventajas respecto a otros exportadores[6], han puesto de manifiesto como el 67% de los 24 productos agroalimentarios ordinarios en la UE-28 muestran una ventaja comparativa para los mercados asiáticos[7]. Estos estudios, conducidos por investigadores independientes, coinciden en sus conclusiones con los ofrecidos por las instituciones oficiales, como la Comisión Europea[8], evidenciando el aumento de su interdependencia en la última década. Similitud e integración, en primer lugar, entre países asiáticos y, en segundo, entre algunos países de la Unión Europea y de Asia[9].

Los estudios de la Comisión[10] apuntan, además, al impacto positivo que está suponiendo la agenda comercial de la UE en la economía y la mayor actividad del sector agroalimentario en el comercio con Asia, prediciendo un importante aumento de las exportaciones agroalimentarias, así como a un crecimiento de las importaciones más limitado.

Para las empresas, aprovechar las tendencias macroeconómicas supone tomar decisiones locales. Adaptarse a la nueva demanda implica, necesariamente, evaluar las diferentes opciones de exportación e inversión en Asia, un destino que, para muchas de ellas, no es habitual. Supone examinar múltiples parámetros para acertar con el mejor destino de la inversión.

Un buen ejemplo lo encontramos en el caso de la República Popular de China. Este país ocupa la primera posición mundial en proyección económica y ofrece el mayor mercado de consumidores del mundo, con 700 millones de ellos de clase media y, aproximadamente, 1.400 millones potenciales. Además, goza de un entorno financiero estable; sin embargo, las condiciones para la competencia[11] reducen las expectativas de negocio. El estudio publicado por AMEC[12], el pasado mes de octubre de 2020, rebajaba al puesto 22 las oportunidades comerciales de China para las empresas españolas. En el ranking mundial el índice competitividad de China se sitúa en el puesto 15, rango inferior al atribuido por dicha Asociación a otros países asiáticos como Corea, Vietnam o Malasia.

¿Donde hacer negocios en Asia?

Desde Europa, a menudo se concibe Asia como un mercado en el que se puede operar de manera homogénea, a imagen de lo que ocurre con la mayor parte de Europa. Sin embargo, la realidad es que la Región, formada por muchos países diferentes, presenta condiciones muy diversas, tanto geográficas como culturales, lo que implica analizar caso a caso las condiciones de la operación. Los requisitos para los negocios en países limítrofes, como Vietnam, Malasia y China, podrían ser completamente diferentes entre sí, así como las relaciones y costumbres sociales.

La ventaja para los mercados agroalimentarios es que existen tendencias homogéneas, de creciente demanda, para muchos productos europeos en el Sureste Asiático. La nueva clase media aumentará el consumo de alimentos procesados, lácteos, frutas y carne, en la mayoría de estos países[13]. Estas sinergias se traducen en un desplazamiento de los volúmenes de consumo global de estas mercancías y de sus servicios asociados, desde occidente hacia estas poblaciones. Además, mientras que la edad media de los habitantes de Estados Unidos y Europa sigue envejeciendo, los ciudadanos asiáticos son mas jóvenes, creciendo, de manera sostenida, el volumen de consumidores que demandan una alimentación más rica en proteínas, productos mas diversos y de mayor calidad.

Otra de las tendencias comunes observadas entre estos países, como China o Vietnam, es que, en materia de servicios, existe una demanda creciente de conocimiento y apoyo asociado tanto al suministro de productos de calidad, como al incremento de la producción local sostenible, aspecto en el que las empresas europeas cuentan con una experiencia consolidada.

El impacto del COVID-19 está influyendo también en el rediseño de las cadenas de suministro y comercialización mundiales, fundamentalmente, por dos razones: el incremento de los costes logísticos y la burocracia; y los nuevos acuerdos comerciales, como la nueva Asociación Económica Integral Regional (RCEP), un acuerdo de libre comercio que incluye buena parte de los mercados de consumidores más grandes del mundo, China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda. Estos factores se traducen en las ventajas logísticas para las empresas que operan desde mercados mas cercanos, si son capaces de suplir esa demanda, a través de fuentes de suministro regionales. El resultado es que los compradores finales podrían explorar alternativas a estos canales habituales y proveerse de productos procedentes de otros países asiáticos. La producción en estos países presenta importantes ventajas, por coste y cercanía, frente a las exportaciones directas desde occidente.

 ¿Qué países presentan un entorno mas favorable a los negocios agroalimentarios?

Operar en Asia supone diseñar una estrategia individualizada que depende del tipo de empresa, del producto y de las operaciones concretas que podamos realizar. Las decisiones que se han de tomar respecto a en que país se sitúa la base de operaciones dentro de la región, si se necesita contar con oficinas comerciales in situ o con agentes regionales, varían dependiendo de si se está pensando únicamente en exportar o se necesita una estrategia de implantación más compleja, como, por ejemplo, en productos con ciclos de vida mas cortos o que necesiten un reprocesado en destino.

La aproximación a la región, la fórmula óptima de implantación y, por tanto, la localización mas idónea podría diferir completamente de unas empresas a otras. Acertar con las condiciones que nos permitan tener la máxima competitividad y disminuir los riesgos asociados a la comercialización implica identificar de antemano las diferentes oportunidades y limitaciones en estos países: condiciones de producción, regímenes comerciales , incentivos fiscales y la potencialidad del mercado de consumidores, tanto el que poseen como al que pueden acceder.

La experiencia de INS Global en la Región coincide, en buena parte, con el análisis ofrecido por la Asociación de Empresas Industriales, mencionado anteriormente. Si bien, para las empresas agroalimentarias, desde nuestra propia experiencia, convendría añadir algunos matices al análisis realizado por dicha asociación. Por ejemplo   Hipervínculo a: https://ins-globalconsulting.com/how-to-start-a-business-in-south-korea/ Corea del Sur, primer asiático de la lista, es, efectivamente, uno de los países donde se pueden encontrar, en teoría, las condiciones óptimas para la inversión dado su entorno financiero y su estabilidad, aunque, todavía, tiene un gran camino por recorrer en cuanto las oportunidades comerciales para los productos agroalimentarios, en comparación con otros países de su entorno, como China.

Hipervínculo a: https://ins-globalconsulting.com/how-to-start-a-business-in-thailand/ Tailandia, por ejemplo, tampoco presenta el potencial de mercado para el producto final que ofrecen otros países como China, pero es cierto que Bangkok es, desde hace tiempo[14], una puerta de entrada al sudeste asiático por las facilidades que ofrece el país para instalarse y hacer negocios, lo que facilita las operaciones económicas en la región. Además, presenta una economía en crecimiento, infraestructuras avanzadas, capital humano competitivo y apoyo del gobierno a través de ventajas fiscales, razones por las que puede ser un buen lugar para la inversión.

Hipervínculo a: https://ins-globalconsulting.com/how-to-start-a-business-in-vietnam/ Vietnam está abriendo gradualmente el comercio hacia una economía de mercado. Los avances en cuanto a la implementación de criterios de desarrollo sostenible, tanto para el procesamiento de alimentos como para la construcción de maquinaria, lo convierten en lugar con mucho potencial para una producción agroalimentaria moderna. Las reformas continuarán abriendo oportunidades económicas para los inversores, especialmente en el ámbito agrícola. Además, el país ofrece costes laborales competitivos y cuenta con trabajadores con talento y ambiciosos.

Hipervínculo a: https://ins-globalconsulting.com/how-to-start-a-business-in-malaysia/ Malasia es un país tolerante, con una población multiétnica y muy digitalizada. Cuenta con una infraestructura tecnológica avanzada, lo que facilita acceder a sistemas de comercio electrónico o de trazabilidad que, a menudo, son compatibles o forman parte de las soluciones digitales empleadas en China. Tanto los costes laborales como el alquiler son más reducidos que en países vecinos como China.

Hipervículo a: https://ins-globalconsulting.com/how-to-start-a-business-in-china/ La República Popular de China es la segunda economía más grande del mundo y el país más poblado. Además, es uno de los mercados de más rápido crecimiento, gracias a sus continuos esfuerzos de modernización, impulsados por importantes inversiones gubernamentales. Con ello se quiere hacer frente a los desafíos ambientales (enlace a la ruta verde de la seda) y a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, aspecto que también ofrece oportunidades para las empresas de servicios. En relación con la UE, China es, y seguirá siendo, un importante socio comercial e inversor para los países de la Unión y, gracias al futuro Acuerdo Comercial, CAI (enlace al artículo CAI), puede mejorar y dar estabilidad y certidumbre a los intercambios económicos entre ambos socios. La parte negativa la constituyen las dificultades que pueden aparecer debidas a su compleja burocracia y la incertidumbre frente a los nuevos desarrollos regulatorios. Frente a China Continental, Hong-Kong, Macao e incluso Taiwán, pueden ser buenos lugares donde establecerse y hacer negocios en la región[15], ya que cuentan con regímenes jurídicos, comerciales y fiscales mas favorables a los operadores occidentales[16], si bien, dependiendo del cliente objetivo, estos emplazamientos pueden resultar insuficientes para garantizar la penetración y el acceso al mercado chino. En cualquier caso, no servirían como lugar de establecimiento si es preciso desarrollar infraestructuras de fabricación in situ.

Un país muy a tener en cuenta es Singapur hipervínculo a: https://ins-globalconsulting.com/how-to-start-a-business-in-singapore/. Conocido por ser uno de los lugares más fáciles del mundo para hacer negocios, ofrece muchos incentivos para atraer y mantener a las empresas, gracias a tasas impositivas bajas y a leyes favorables a la innovación. Además, ofrece la oportunidad de entrar en mercados de productos y servicios mas grandes, como el chino, por su interesante relación con el proyecto de la Franja y la Ruta (BRI)[17] en el que participan muchas pequeñas y medianas empresas privadas del país como resultado de décadas de experiencia operando en el Sudeste Asiático. Respecto a otras localizaciones, entre otras ventajas comparativas, Singapur cuenta con matices culturales específicos que ayudan en las relaciones con China, que no se encuentran en otros países. Asimismo, las relaciones con empresas occidentales son mas fáciles por el uso de la lengua inglesa y por la mayor seguridad jurídica[18]. Las empresas singapurenses son buenos socios, tanto para las empresas chinas que ingresan a la región, como para las empresas occidentales deseosas de aprovechar las oportunidades que ofrece una buena relación de comercio con China a través de la BRI. Las propias asociaciones empresariales vinculan sus principales eventos y foros con el BRI para crear una mayor conciencia, generar debates y construir a la opinión pública del BRI entre sus miembros[19]. Por último, Singapur cuenta con múltiples acuerdos de libre comercio con las principales economías mundiales, junto a políticas claras.

INS Global en su propia estrategia de internalización ha evaluado a fondo las oportunidades que ofrecen estos países para hacer negocios en el Sureste asiático, INS GLOBAL es el socio que necesita y es la puerta de entrada a Asia, brindándole el conocimiento y apoyo sobre el terreno, indispensable para operar en la región.

En su estrategia de implantación, INS Global cuenta con oficinas en China, en las ciudades de Shanghái, Macao, Hong-Kong, también en Singapur, Taiwán, India, Indonesia, Malasia, Filipinas Corea del Sur y Vietnam. INS Global cuenta con mas de una década de experiencia apoyando a las empresas e industriales a operar y establecerse en los emplazamientos mas relevantes para los mercados agrícolas mundiales.

[1]ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA ALIMENTACIÓN Y LA AGRICULTURA (FAO). Biannual report on global food markets. 11.6.2020, Roma. Disponible en: http://www.fao.org/3/ca9509en/CA9509EN.pdf

[2] MCKINSEY & COMPANY. Agriculture sector preparing for disruption in the food value Chain. Disponible en: https://www.mckinsey.com/industries/agriculture/our-insights/agriculture-sector-preparing-for-disruption-in-the-food-value-chain

[3]  OCDE. Under presure the squeezed middle class. Disponible en: https://www.oecd.org/els/under-pressure-the-squeezed-middle-class-689afed1-en.htm

[4] OECD-FAO Agricultural Outlook 2020-2029. Disponible en: https://www.oecd-ilibrary.org/sites/4777cb60-en/index.html?itemId=/content/component/4777cb60-en#figure-d1e4112

[5] UE COMTRADE: repositorio de estadísticas oficiales del comercio internacional y cuadros analíticos pertinentes publicados por la UE.

[6] DIARIO EXPANSIÓN. Asia se pone de moda entre los inversores globales. Madrid 21 DIC. 2020. Disponible en: https://www.expansion.com/mercados/2020/12/21/5fdfcad2468aebf3768b457c.html.

[7] MICHAEL DEAN La extraordinaria oportunidad en la tecnología agrícola y alimentaria asiática 9 de octubre de 2019.

[8] CENTRO COMÚN DE INVESTIGACIÓN DE LA COMISIÓN (JRC), actualización del estudio de 2016. Disponible en: https://ec.europa.eu/info/sites/info/files/food-farming-fisheries/trade/documents/jrc-cumulative-economic-impact-of-trade-agreements-on-eu-agriculture_en.pdf.

[9] ROSA MARIA FANELLI ORCID ICON & ALESSANDRO GIGLIO The ‘Similarity’ of Agri-Food Trade Flows between the EU-28 and the Asia-50. Disponible en: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/08853908.2020.1835587?scroll=top&needAccess=true

[10] FERRARI, E., CHATZOPOULOS, T., PEREZ DOMINGUEZ, I., BOULANGER, P., BOYSEN-URBAN, K., HIMICS, M. AND M`BAREK, R., Cumulative economic impact of trade agreements on EU agriculture, EUR 30496 EN, Publications Office of the European Union, Luxembourg, 2021, ISBN 978-92-76-27157-4 (online),978-92-76-27156-7 (print), doi:10.2760/501873 (online),10.2760/6546 (print), JRC123037. Disponible en:

https://publications.jrc.ec.europa.eu/repository/bitstream/JRC123037/jrc123037_cumulative_economic_impact_of_trade_agreements_on_eu_agriculture_jrcfinal_pdf_dw_kbu.pdf

[11] (condiciones de reconocimiento sanitario o el entorno normativo complejo) OECD, Competitive Neutrality: Maintaining a level playing field between public and private business. (2012).  Disponible en: https://www.oecd.org/competition/competitiveneutralitymaintainingalevelplayingfieldbetweenpublicandprivatebusiness.htm.

[12] AMEC (Asociación de Industrias Exportadoras). Ranking de mercados 2021 de AMEC.10.2020. Disponible en: https://www.amec.es/es/pl197/amecnews/ultimas-publicaciones/id586/informe-de-prospectiva-2021-y-el-ranking-de-mercados.htm?fcat_197=526

[13] PHILLIP BAKER Y OTROS. Ultra‐processed foods and the nutrition transition: Global, regional and national trends, food systems transformations and political economy drivers. 06 August 2020. Disponible en: https://doi.org/10.1111/obr.13126.

[14] ICEX. Informe económico y comercial. Tailandia. Disponible en: http://www.iberglobal.com/files/tailandia_iec.pdf

[15] MARTINEZ CASTANEDA.M. No es un héroe quien no llega a la gran muralla. Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos. Disponible en: http://aniade.es/2020/12/23/no-es-un-heroe-quien-no-llega-a-la-gran-muralla-2/

[16] ICEX. Informes país: 50 preguntas para entender el Mercado chino.2019. Taiwán ficha país 2020.

[17] MUKHTAR HUSSAIN. Business Times. Singapore has a role in BRI investment into South East Asia. https://www.businesstimes.com.sg/opinion/singapore-has-role-in-bris-investment-into-south-east-asia

[18] CENTRO DE INSVESTIGACIÓN DE POLÍTICA PÚBLICA. Índice de Estado de Derecho 2018. Disponible en: https://imco.org.mx/indice-estado-derecho-2017-2018-via-world-justice-project/

[19] Ejemplos: Business China (organización semioficial participada por el gobierno de Singapur y el sector empresarial), la Cámara de Comercio China de Singapur (SCCCI) y la Federación de Negocios de Singapur (SBF).

Share This Post
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Content