• de
  • fr
  • en

Las Oportunidades en China en Espera de un Futuro CAI.

Share This Post
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

El Acuerdo de Inversiones entre la UE y China, un acuerdo que todavía tardará en llegar

El pasado 20 de mayo de 2021, se aprobó en el Parlamento Europeo la moción que propone la paralización de los trámites de ratificación del Acuerdo Global sobre Inversiones entre la UE y China (CAI, por sus siglas en inglés), (enlace al artículo del CAI) mientras estén en vigor las sanciones impuestas[1] por las autoridades chinas a determinados legisladores y entidades europeas. Además, se aprobó la inclusión de cuatro personas y una entidad chinas en el régimen de sanciones globales de la UE por atentar contra los derechos humanos. La resolución, adoptada en dicha fecha, condena enérgicamente dichas sanciones, entre las que se encuentran señalados cinco eurodiputados. El texto fue aprobado por 599 votos a favor, 30 en contra y 58 abstenciones.

Esta moción hace imposible, por ahora, la ratificación del acuerdo UE-China, así como cualquier discusión sobre su ratificación obligatoria por parte de los eurodiputados.  El trámite de ratificación “quedará congelado”, hasta que China levante las sanciones “sin perjuicio del resultado final del proceso de ratificación del CAI” que puede tener en cuenta otras consideraciones como es la evaluación de la situación de los derechos humanos en China y que condicionarán finalmente la ratificación del texto acordado.

La moción trata de equilibrar la relación con China, en particular tras las últimas sanciones impuestas por este país, sin entrar a evaluar el contenido de las cláusulas de condicionalidad del acuerdo. Muchas de ellas son idénticas a las recogidas en diferentes instrumentos de inversión regional con otros países asiáticos, incluido Taiwán, pudiendo así seguir sus trámites de negociación y/o ratificación.

En el Parlamento también se manifestó la necesidad de un equilibrio entre la UE y China, evaluando los siguientes aspectos: los efectos distorsionadores de las subvenciones extranjeras en el mercado interior; la prohibición de importación de bienes producidos en condiciones laborales que puedan calificarse como trabajo forzoso; y abordando adecuadamente las amenazas de ciberseguridad. Este escenario, unido a unas condiciones fiscales y económicas menos favorables para las empresas europeas, en algunas regiones chinas, hacen necesario revisar la relación con China. (enlace al artículo “Diversificación en Asia: garantías para la competitividad”). Pero, no hay que olvidar que el acuerdo es un instrumento muy adecuado para armonizar y ofrecer garantías a las inversiones recíprocas entre China y los países europeos.

El dilema de la relocalización.

A pesar de los problemas logísticos y de las tensiones políticas con Estados Unidos, muchos directivos de empresas establecidas en China no quieren abandonar el país, especialmente, tras el tiempo, esfuerzo e inversión que ha supuesto, para muchas compañías extranjeras, desarrollar su red de proveedores y clientes, y su instalación en el país[2].

Es una realidad que, tanto China como Europa y Estados Unidos, mantienen una dependencia comercial muy grande, imposible de desmantelar de un día para otro, sin perjuicios para las diversas partes. Por otro lado, también es cierto que las condiciones de producción y las dificultades logísticas han provocado cambios en la competitividad que ofrece China en la fabricación de productos concretos. En estos casos, la estrategia a seguir depende, en gran medida, de la política china en cada sector.

El nuevo plan quinquenal del Gobierno chino establece directrices con vistas a reducir su dependencia de la tecnología y capacidades extranjeras. Con ello, quiere facilitar el dominio interno de las empresas nativas aprovechando, también, ese posicionamiento en su competitividad global. Un proceso denominado circulación dual, para el cual el Gobierno chino ha reservado más de $ 500 mil millones en varios fondos destinados a inversiones en empresas tecnológicas.

Asimismo, la evolución de la composición de la población en el país provoca que el comercio, en determinados sectores, como en agroalimentario y los productos de lujo y de alta calidad, siga creciendo. China es y seguirá siendo un importante socio comercial e inversor para los países de la UE. Las empresas europeas deben seguir explorando opciones para una coexistencia fructífera con el Gigante Asiático, un paso en el que puede contar con el apoyo y la asesoría de INS Global.

En la práctica, se sigue incentivando la inversión extranjera en el país, tanto por parte del Gobierno Central, como especialmente por parte de determinados gobiernos regionales chinos. Para muchos sectores y, especialmente, en determinados emplazamientos, existe todavía una política activa de atracción de inversiones y de comercio extranjeros. Ya sea mediante medidas fiscales favorables o a través de concesiones de terrenos, cesión de infraestructuras u otros incentivos para la inversión, especialmente en ciudades de segunda o tercera categoría.

Los incentivos regionales para el comercio y la inversión extranjera en China

Las zonas de libre comercio en China

Las Zonas de Libre Comercio (FIZ, por sus siglas en inglés) o zonas francas en China son un tipo de zonas económicas especiales (ZEE) donde los bienes se importan, manipulan, fabrican y exportan sin ninguna intervención aduanera. Actualmente existen 36[3] zonas francas con diferentes modalidades (10 ciudades como Zona Económica Especial) y 26 con ventajas aduaneras o Zonas Piloto (Pilot Free Trade Zone) y una Zona Económica Especial a nivel provincial de Hainan. Cada zona franca en China está dirigida a un sector industrial o comercial específico y se beneficia de diferentes incentivos, tales como: tipos impositivos reducidos, trámites administrativos más ágiles o reducción de las restricciones de inversión. La última zona franca inaugurada, y la más grande del país, es el “Puerto de Libre Comercio de Hainan”. Se trata de una zona especial que abarca toda la provincia.

Hainan es la región más pequeña y meridional de China, ubicada en una posición estratégica a lo largo de la Franja y la Rutas Marítimas. La isla es un centro clave en el “Nuevo Corredor Internacional Tierra-Mar” que planea China, situándose en el corazón de la región de Asia y el Pacífico. El objetivo general que persigue la creación de esta Zona Franca es el de liberalizar los flujos transfronterizos de comercio, personas e inversiones, creando un importante mercado internacional que sea de fácil acceso para las empresas extranjeras. Para ello, Hainan ha adoptado medidas especiales como: políticas aduaneras atractivas, mayor acceso al mercado, facilitar el movimiento transfronterizo (de personas, capital y datos) o incentivos fiscales[4].

La feria dedicada a la importación/exportación en Hainan se celebra anualmente en el mes de mayo. La última, celebrada recientemente (entre el 7 al 10 de mayo de 2021), se ha dirigido, muy especialmente, a la promoción de soluciones de comercio electrónico transfronterizo. Durante la feria se fomentaron encuentros entre empresarios extranjeros y chinos para impulsar las relaciones comerciales y facilitar la búsqueda de socios para la implementación de soluciones B2B entre empresas europeas y chinas.

El Puerto de Libre Comercio de Hainan comprende un plan a gran escala para transformar toda la provincia de la isla en una Zona de Libre Comercio (FTP), convirtiéndola en la Zona Económica Especial más grande de China. Aunque oficialmente el puerto está ya operativo, todavía no cuenta con todas las condiciones e infraestructura planeadas. Hasta el momento se han establecido más de 1000 empresas con inversión extranjera (FIE, por sus siglas en inglés) en Hainan. Aproximadamente, un tercio de estas empresas se localizan en Haikou, la capital de la provincia de Hainan, donde se han construido cuatro de los once parques industriales que forman parte de la Zona Franca provincial.

Dentro del modelo de «circulación dual», también se contemplan estas Zonas de Libre Comercio. Por un lado, tiene como objetivo disminuir la dependencia de China de los ingresos de exportación, tecnologías y proveedores extranjeros. Por otro, pretende estimular la innovación nacional, aumentar el gasto en I+D y proteger las cadenas de suministro de tecnología central de los impactos externos. Por todo ello, se fomentan políticas muy beneficiosas para la inversión extranjera en el país con el propósito fundamental de servir al consumo interno y al desarrollo tecnológico. En la práctica, ofrecen unas condiciones muy interesantes para el acceso y la instalación de empresas extranjeras al mercado chino, si bien las empresas deben sopesar los riesgos asociados a estas inversiones. Por eso, contar con una asesoría adecuada que le permita conocer los detalles de escenario normativo, comercial o financiero, como la que INS Global puede ofrecerle, es fundamental.

En este momento, ciertamente, existen buenas oportunidades para las empresas europeas en sectores como la salud, la educación, el turismo, las telecomunicaciones, los productos de consumo y los servicios profesionales. Además, los productores de componentes clave y auxiliares, así como materias primas y pueden exportar sus productos (libres de impuestos) a los fabricantes con sede en Hainan del sector de la maquinaria, la aviación y la tecnología de la información.

Otro de los incentivos que suponen las Zonas de Libre Comercio en China es que las pymes europeas que ubiquen su sede operativa en estas zonas pueden expandir sus redes comerciales en el resto del país. Al mismo tiempo, podrán disfrutar de las políticas de apoyo a la inversión como pueden ser, por ejemplo: la excepción de impuestos para la importación de maquinaria y otros activos necesarios para la producción; la cotización al impuesto de sociedades con tipos reducidos (en el caso de Hainan se establece un impuesto de sociedades a un tipo del 15%); así como otras muchas.

Los incentivos regionales a la inversión extranjera en China

En coherencia con las políticas de desarrollo chinas y, en particular, con la política de fomento del desarrollo de las provincias situadas en el centro y el oeste del país, el Gobierno Chino ha promocionado la creación de zonas especiales de desarrollo tecnológico. En 2018, existían un total de 219 zonas de desarrollo económico y tecnológico a nivel estatal[5]. De éstas, 19 estaban dirigidas especialmente al fomento de la cooperación económica, fronteriza o transfronteriza, y 168 a zonas nacionales de desarrollo industrial de alta tecnología ubicadas en las provincias, municipios y regiones autónomas. En estas últimas también se fomenta la inversión con financiación extranjera, especialmente en aquellas regiones ubicadas en las zonas central y occidental del interior de China.

En las Zonas de Desarrollo Tecnológico existen dos vías de apoyo: por una parte, el apoyo a la instalación que pueden dar los gobiernos regionales en forma de acceso a terrenos o infraestructuras, créditos o facilidades de inversión; por otra, los incentivos fiscales a las empresas.

En materia fiscal, el régimen de incentivos fiscales para la inversión extranjera se ha ido homogeneizando, progresivamente, a nivel nacional., aunque los gobiernos regionales mantienen un importante margen de maniobra. Por tanto, además de ese régimen preferente a inversiones, los gobiernos regionales y locales cuentan todavía con cierto margen que les permite, de forma complementaria, bonificar el pago u ofrecer ventajas en la cotización de determinados impuestos, así como establecer ventajas fiscales o exención del pago de algunas tasas regionales.

En una estrategia de inversión en China, los incentivos regionales, especialmente en las zonas del centro/oeste del país, ofrecen oportunidades para reestructurar y minimizar costes, rediseñar estrategias comerciales o, incluso, acceder a mercados sin explotar.

Como ejemplo de este interés, varias regiones han promovido una política activa para el establecimiento de las empresas europeas en China. Las autoridades de Shenyang[6] o Taijin[7], por ejemplo, han mantenido recientemente diálogo con representantes de la Cámara Europea para apoyar la continuidad y fomentar las relaciones industriales y comerciales de las empresas en estas ciudades chinas. Entre otros asuntos, se trataron temas muy importantes para la continuidad y la mejora de las condiciones de negocio en la Región, como es el acceso a la energía “verde” para las empresas manufactureras europeas (Enlace a Ruta Verde de la Seda), las reformas en el impuesto sobre la renta de las personas físicas y las posibles implementaciones en dichas ciudades.

Para concluir, a la hora de plantear una estrategia de inversión o de localización en Asia, definitivamente vale la pena que las pymes europeas sigan examinando la posibilidad de invertir en China. Este país sigue ofreciendo oportunidades para la inversión y el comercio europeos.

La forma de operar, la elección del correcto emplazamiento y los contactos con posibles socios locales, condicionarán el éxito y el margen del negocio. Por eso, a pesar del enfriamiento en las negociaciones de un acuerdo Europa-China, es aconsejable mantener la mente abierta y contar con la información mas detallada para tomar las decisiones estratégicas mas acertadas.

Desde INS Global hemos asesorado a numerosas empresas sobre cómo competir eficazmente en China a lo largo de la cadena de valor, centrándonos no solo en sus rivales chinos, sino también en la estrategia competitiva de la nación.

INS es el socio que necesita para planear su estrategia de inversión y diversificación en Asia.

[1] PARLAMENTO EUROPEO. Comunicados de prensa Sesión plenaria AFET 20-05-202. Disponible en: https://www.europarl.europa.eu/news/en/press-room/20210517IPR04123/meps-refuse-any-agreement-with-china-whilst-sanctions-are-in-place.

[2] J. STEWART BLACK AND ALLEN J. MORRISON. The Strategic Challenges of Decoupling Navigating your company’s future in China. Harvard Business Review . Disponible en: https://hbr.org/2021/05/the-strategic-challenges-of-decoupling?tpcc=orgsocial_edit.

[3]CGTN Insight. An open China a boon to global economy 19-May-2021 https://news.cgtn.com/news/2021-05-19/An-open-China-a-boon-to-global-economy-10mwRLc0YVy/index.html.

[4] PATRICK What is the Hainan Free Trade Zone, overview, opportunities and challenges

May 20, 2020 Hainan free trade port news. Disponible en: https://www.tropicalhainan.com/what-is-the-hainan-free-trade-zone-overview-opportunities-and-challenges/

[5]  Invest in China.  China daily. News. Dispnible en: https://investinchina.chinadaily.com.cn/s/201903/12/WS5c7df2ee498e27e3380399d0/competitive-government-incentives.html.

[6]. Camara de Comercio Europea Meeting with Shenyang Mayor 13.04.2021. Dispible en :https://www.europeanchamber.com.cn/en/lobby-actions/4935/Meeting_with_Shenyang_Mayor_

[7] Camara de Comercio Europea Chamber Delegation Meets with Tianjin Vice Mayor 23.04.2021. Dispible en :http://mailings.europeanchamber.com.cn/form.do?agnCI=1&agnFN=fullview&agnUID=1.8hi.295o.75hq.kfmdpafh1e

Share This Post
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Content