< img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1100159444078276&ev=PageView&noscript=1" /> Pruebas de Reclutamiento y Selección de Personal
  • de
  • fr
  • en
Pruebas de Reclutamiento y Selección de Personal

En un mercado laboral saturado de profesionales altamente formados y con amplia experiencia se hace necesario buscar de la forma más objetiva posible otras competencias y habilidades transversales que aporten valor a la empresa.

Además de buscar al mejor candidato hay que encontrar al más adecuado para el puesto ofertado siendo, además, compatible con el ambiente y la cultura de la empresa. Para conseguirlo, las pruebas de reclutamiento y selección de personal han demostrado ser una herramienta muy útil para tener éxito en la contratación del talento.

Gracias a este tipo de pruebas se pueden tomar decisiones objetivas que ayuden en la toma de decisiones creando perfiles muy precisos de las candidaturas recibidas. 

 

¿Qué se mide en estas pruebas?

 

Las pruebas de reclutamiento y selección de personal miden diferentes parámetros de los candidatos que se presentan a una oferta laboral, relacionados con el puesto a desarrollar y con el entorno de trabajo. Determinan, por tanto, el nivel de adecuación a las condiciones establecidas por la empresa y contrastan lo que se expone en el currículum.

Dentro de los tipos de medición encontramos dos grandes grupos:

        Pruebas psicotécnicas: que miden la inteligencia, la lógica, la memoria, etc.

    Pruebas psicométricas: que miden las aptitudes y los principales rasgos de personalidad como pensamiento crítico, organización del tiempo, gestión emocional, etc.

Gracias a esta información los reclutadores tienen una visión más completa de los candidatos, permitiendo seleccionar a la persona más adecuada para la organización.

La idoneidad del candidato a una oferta laboral está basada en el concepto de competencia, valorándose la adecuación del candidato al puesto al que opta. Entre los diferentes parámetros que se evalúan destacan;

        La comunicación.

        La toma de decisiones.

        Planificación del tiempo.

        Gestión de recursos.

        Trabajo en equipo.

        Liderazgo.

        Negociación.

El diseño del proceso de selección determina que pruebas se realizarán con el objetivo de buscar los aspectos adecuados al puesto de trabajo ofertado, el tipo de compañía y la cultura empresarial.

 

¿Qué tipos de pruebas existen?

Para seleccionar al personal de su empresa cuenta con multitud de pruebas que pueden agruparse en cuatro tipos principales:

 

Pruebas de conocimiento

Este tipo de pruebas tratan de contrastar y evaluar los conocimientos y formación, destrezas, y la experiencia que el candidato afirma tener para un determinado puesto de trabajo.

Mediante una serie de ejercicios se pone a prueba al aspirante exponiéndose, de forma controlada, a la actividad que va a desarrollar. Normalmente están diseñadas por la propia empresa. Se pueden encontrar en diferentes formatos, según el tipo de información que se quiera recopilar. Se evalúa tanto el resultado obtenido como la forma de trabajar.

 

Dinámicas de grupo

Estas pruebas se realizan en grupo, citando a varios candidatos a la vez y planteándoles un ejercicio común que deben resolver en un tiempo determinado, generalmente entre 45 minutos y 1 hora. El número de participantes puede variar en función de los objetivos perseguidos, pero suele estar entre 5 y 10 personas.

Según el enfoque del proceso de selección se puede pedir resolver la situación en equipo o individualmente, negociar un acuerdo o puede tratarse de un proceso de eliminación, entre otros. Lo importante son las habilidades y capacidades del candidato, como la capacidad de liderazgo, la personalidad y el trabajo en equipo.

Además de estos rasgos personales se evalúa también la capacidad en la toma de decisiones, las reacciones ante el trabajo bajo presión, la visión estratégica, la capacidad de análisis y síntesis, la gestión del tiempo, etc.

 

Test de personalidad

El objetivo de estas pruebas es estudiar la psicología del candidato, analizando aspectos como el dinamismo, la iniciativa, la motivación, el autocontrol, la estabilidad emocional, las prioridades y la influencia sobre los demás.

Gracias al resultado se puede saber si la persona reúne las aptitudes psicológicas adecuadas al puesto de trabajo, encaja con el equipo con el que va a trabajar y si está alineado con la cultura empresarial.

Existen tres tipos de test de personalidad:

  Test introspectivos o cuestionario de personalidad: éstos consisten en una serie de preguntas cerradas a las que el candidato tendrá que contestar una de las opciones planteadas de acuerdo con su forma de pensar o actuar.

   Test proyectivos: en este caso se plantean una serie de situaciones cuya respuesta es abierta, dejando libertad al candidato para contestar de la forma que crea conveniente, proyectando en el resultado la personalidad del aspirante.

  Análisis grafológicos: menos habitual que los anteriores, este tipo de análisis estudia la morfología de la escritura del candidato al redactar algún tipo de documento requerido en algún momento del proceso de selección.

 

Pruebas psicotécnicas

También conocidas como pruebas de aptitudes intelectuales o test de inteligencia, son cuestionarios en los que hay que contestar una de las respuestas cerradas planteadas, debiendo contestar el mayor número de preguntas dentro del tiempo establecido.

Evalúan las capacidades básicas para el puesto de trabajo midiendo las aptitudes verbal, numérica, espacial y manipulativa, el razonamiento abstracto y la atención y concentración.

El tipo y nivel del test seleccionado depende del puesto de trabajo y de la empresa que desarrolla el proceso de selección.

 

¿Por qué debes hacer uso de estas pruebas?

 

Recurrir a pruebas de reclutamiento y selección de personal se justifica por múltiples razones, pero, principalmente, permiten confirmar si lo que muestra un candidato en su currículum se corresponde con la realidad. Múltiples estudios ponen de manifiesto que el 46% de aspirantes exagera sus habilidades o experiencia, y hasta en un 80% de los casos se presenta alguna falsedad.

Gracias a este tipo de pruebas se reduce el impacto de los sesgos en el reclutamiento, pudiendo evaluar al candidato en su plenitud, evaluando la imagen completa y logrando con ello seleccionar al candidato más adecuado para la empresa que lanza la oferta.

Estas pruebas están estandarizadas y tratan de reunir la mayor cantidad de información acerca de un candidato para formar un perfil profesional y personal lo más objetivo e imparcial posible. 

 

Conclusión

 

Las pruebas de reclutamiento y selección de personal han demostrado ser muy beneficiosas, reduciendo el tiempo y los costes de contratación, tanto los directos como los indirectos, así como minimizar los errores en la elección. Además de identificar carencias o falsedades, destacan otras habilidades y competencias muy valiosas para las empresas.

El mejor talento para su empresa es aquel que, además de cumplir con las exigencias profesionales buscadas, encaje con la cultura y el ambiente de su organización.

 

Hablemos